684 609 441 [email protected]

En este artículo te vamos a explicar cómo desmontar y volver a instalar una persiana y todo lo que necesitas para realizar la tarea. Las herramientas necesarias no son muchas, pero los conocimientos y la experiencia previa serán indispensables.

Para desmontar una persiana:

  • Antes de empezar a trabajar tenemos que ir bajar completamente la persiana.
  • Abrimos el tambor. La tapa puede estar cerrada a presión o atornillada si es una persiana de las de antes.
  • Soltamos los tirantes del eje. Las persianas más antiguas pueden tener trozos de cinta atornilladas al mismo eje. Las más modernas se unen mediante flejes, que son unas piezas alargadas de metal que se amarran a los huecos laterales del eje.
  • Quitamos los topes de la parte inferior de la persiana. Para esto solo tenemos que desenroscarlos, y si es necesario ayudarnos de un destornillador.
  • Después retiramos la persiana por encima del eje, teniendo cuidado de que la persiana salga en horizontal. Si estamos trabajando con una persiana muy grande y muy pesada necesitaremos la ayuda de otra persona que empuje la persiana desde abajo.
  • Una vez tenemos la persiana ligeramente fuera del tambor quitamos los tirantes que iban unidos al eje. Y ahora, sin esas piezas, podemos ir enrollando la persiana a medida que la sacamos.
  • En persianas muy grandes y pesadas podemos empujar desde el centro con un destornillador incrustado entre las lamas que nos ayude como palanca.

Para instalar la nueva persiana:

  • Introducimos la persiana nueva por encima del eje, deslizando suavemente y procurando que vaya bien alineada por las guías.
  • Según va bajando la persiana por las guías es necesario que otra persona nos ayude sujetando por la parte de abajo, porque se nos puede caer por el peso y es necesario que baje despacio para seguir el riel.
  • Antes de haber introducido completamente la persiana por el tambor le ponemos los tirantes. 
  • Después sacamos toda la cita del recoge-cinta y la enrollamos en la polea.
  • Ajustamos los tirantes en el eje, ya sea con los flejes o con tornillos, y comprobamos que la cinta ya abre y cierra la persiana.
  • Por último colocamos los topes.

Como verás, la única herramienta que hemos necesitado ha sido un destornillador, y por supuesto la persiana nueva.

Pero lo más importante es que hay que tener en cuenta que en el caso de querer cambiar una persiana, siempre necesitaremos la ayuda de otra persona.